Cómo vencer a la crisis con sus propias armas (I)

Cómo vencer a la crisis con sus propias armas (I)

Las previsiones económicas tanto de los gobernantes como de los expertos para el año 2013, lejos de ser mínimamente halagüeñas, se empecinan en dibujar un marco económico-financiero muy negativo: más paro, decrecimiento de la actividad económica, mínimo aumento o incluso cifras en negativo del Producto Interior Bruto (PIB)… todo va en la línea de la depresión y los malos augurios.

Pero incluso en este contexto marcado por sombras y grises, lo cierto es que en España se siguen creando empresas y muchas de ellas crecen y se desarrollan óptimamente. ¿Cuál es el secreto de su éxito? Cada caso es distinto,  pero muchos sectores  y modelos de negocios están venciendo a la crisis con sus propias armas.

La recesión económica global y el degradado estado financiero de muchos países están creando escenarios inéditos que, a su vez, generan nuevas necesidades y diferentes patrones de funcionamiento tanto en las empresas como en los consumidores.

Gestionadas adecuadamente, las nuevas necesidades y pautas de consumo surgidas por la crisis pueden convertirse en nuestras mejores armas para combatir la recesión. Se trata, en definitiva, de utilizar una estrategia basada en el contraataque, creando así nuevas oportunidades. Estas pueden ser algunas puntas de lanza en la lucha contra la crisis:

Optimización de los recursos energéticos

La energía es muy cara y hoy más que nunca hay que reducir costes por todos los flancos. Así que no es de extrañar que las empresas de servicios energéticos, especialmente las enfocadas a la optimización del consumo de sus clientes, hayan aumentado la facturación un 13,8% entre el 2010 y 2012. 

Nuevas necesidades educativas

La competencia es feroz y, para conseguir un buen empleo, hay que estar lo mejor preparado posible. Las academias y universidades privadas y, muy especialmente, la educación a distancia es otro de los sectores en auge.

Más externalización

Con el propósito de ahorrar costes en personal e infraestructuras, la mayoría de empresas apuestan por externalizar parte de sus servicios: call center, outsourcing informático, etc.

Potenciación del lujo

Aunque pueda parecer  paradójico, en épocas de crisis el negocio del lujo suele experimentar un importante crecimiento. Es un sector, además, que cuenta con múltiples ramificaciones, que en España ha encontrado en la exportación y los clientes extranjeros su punto fuerte: viajes de alto nivel, venta de joyas, distribución de obras de artes, etc.

En un próximo artículo seguiremos hablando de sectores y negocios que han encontrado los mecanismos para sortear la crisis. ¿Se te ocurre alguno más para que lo incorporemos?